Confrontation: Dogs of War

Para todos aquellos jugadores de Confrontation
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Ejércitos: Los Meandros de las Tinieblas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Errtu
Paladin
avatar

Cantidad de envíos : 321
Fecha de inscripción : 14/07/2008
Edad : 35
Localización : Caer Maed

MensajeTema: Ejércitos: Los Meandros de las Tinieblas   Jue Jul 24, 2008 1:18 pm

El Caos, la Corrupción y la Muerte se arrastran en la estela de los pueblos reunidos bajo la bandera de las Tinieblas. Algunos quieren edificar imperios o ansían conocimientos y poderes prohibidos. Otros tienen sed de matanza o venganza. Cualesquieran que sean sus motivos u la legitimidad de estos, todos ellos escogieron servir fuerzas incontrolables para conseguir sus fines. Después de siglos de persecución y castigo, los señores de las Tinieblas unen sus fuerzas para conquistar Aarklash y entregarla a las fuerzas del Vacio.


Los limbos de Acheron
Hace más de tres siglos, la baronía de Acheron pertenecía a la Corona de Alahan. Bajo la influencia de la Orden del Carnero, una secta maléfica, sus ilustres señores se dejaron poco a poco corromper por las promesas de inmortalidad y poder. Cuando los Leones se dieron cuenta de la amenaza, era demasiado tarde: los Nigromantes del Carnero abrieron un gigantesco portal de Tinieblas hacia los Abismos. La noche se apoderó del cielo atormentado de Acheron, y los infiernos vertieron legiones de muertos-vivientes sobre sus marchitas tierras, es desde ese día por lo que se la conoce como la Baronía Maldita. Hicieron falta la intervención de tres ejércitos para contener las tambaleantes hordas de muertos-vivientes que amenazaban con la invasión en la célebre batalla del ‘Paso de Kaiber’: Alahan, Akkylannia y Lanever mantienen desde entonces un poderoso destacamento en la fortaleza que se alzó en el estrecho paso.
Un único nigromante puede levantar un batallón de muertos-vivientes, un solo agente de las fuerzas infernales puede hacer temblar un Imperio en las tinieblas eternas, ¡Nadie escapa a al Muerte!.


Alderan, el Guerrero Cráneo


Los Alquimistas de Dirz
Sabio visionario, Dirz utilizó en otro tiempo las Tinieblas para intentar engendras el ser perfecto, tal y como Merin lo había definido. Acosado por la Inquisición por herejía al revelarse sus investigaciones, Dirz y sus Alquimistas erraron durante mucho tiempo antes de establecerse en el despiadado desierto de Syharhalna.
Disimulado en las dunas y sus múltiples espejismos, fundaron un Imperio alquímico que acabaría por ser una burla al del grifo, el Imperio del Escorpión. Durante siglos, los alquimistas de Dirz, los Syhar, erigieron una civilización cuyos cimientos descansan sobre la maestría de la vida y la materia. Inspirados por Arh’Tolth, un Dios venido de otra parte, perfeccionaron su sacrílego saber y dominaron la magia de las tinieblas para engendras legiones de clones y criaturas antinaturales... los verdaderos nacidos esperan pacientemente su momento en el que abrirán las puertas de sus laboratorios subterráneos para liberar los horrores engendrados en las cubas de clonación...


Cypher Lukhan, Dominador Keratis


Los Keltas del clan de los Drunes
En el noroeste de las planicies de Avaggdu, en el corazón de Caer Maed, existe un clan temido y primitivo, un horror casi tan antiguo como la humanidad...
Hace mucho tiempo, todos los keltas estaban unidos. Por desgracia, Cernunnos, el Alto Rey de Kel-An-Tiraidh, fue un día víctima de las maquinaciones divinas y desapareció. Su pueblo se escindió en dos: los que deseaban la paz, siguieron fieles a Danu y se convirtieron en los Sessairs. Los demás, deshonraron los nombres de los Dioses y se marcharon en busca del único y verdadero Rey de las tribus humanas. Así fue como nació el temido clan de los Drunes, apodados, los ‘claros de mente’.
Con el tiempo y la intervención de sus actuales aliados, los Formors, el odio y la rabia enraizaron en sus corazones, así como un amargo resentimiento. Refugiados en la ciudad troglodita de Drun Aeryfh, los Drunes poseen una férrea determinación mantenida por un código que rige sus vidas desde el momento de su nacimiento, “la Gnosis”. Enemigos jurados de los Dioses, creen que el único modo de debilitarlos es acabando con quienes les profesan su devoción, es por ello que los ecos de gritos de agonía de sus víctimas resuenan en lo mas profundo de las cavernas de su ciudad secreta, donde se realizan los mas macabros actos de depravación, como el canibalismo, pues devorar a un devoto es devorar parte del Dios a quien adora según sus creencias... No conocerán el descanso, ni la esperanza, mientras no hayan reencontrado a Cernunnos y ahogado a los dioses en la sangre de sus perros.


Gwahyr, el inmisericorde


Los Enanos de Mid-Nor
En tiempos remotos, los goblins fueron los esclavos de los enanos. Cuando se rebelaron, los Señores Enanos enviaron a cinco bravos guerreros a las profundidades de la tierra con el fin de exterminar al Dios Rata y su prole, responsables del alzamiento goblin. Estos enanos fallaron en su búsqueda y sólo cuatro volvieron a ver la Luz del día: uno de ellos, Mid-Nor, quedó en las profundidades...
Cuenta la leyenda que los cinco guerreros tuvieron que enfrentarse a una Hydra monstruosa, quizás un Dios de la antigüedad. Aterrados, traicionaron su juramento y huyeron, dejando atrás a su hermano, Mid-Nor, quien luchó durante muchos días contra este dios de nueve cabezas, tal fue su coraje y su ímpetu que la criatura quedó impresionada.
En el momento en que la Hydra iba a matarlo, esta le ofreció realizar un pacto... un pacto que le daría el poder de vengarse de aquellos que le habían abandonado a su suerte y traicionado el juramento...
La Lepra de las Profundidades desde entonces se ha mantenido oculta, en las gélidas entrañas de la tierra, lejos del sol que tanto parecen detestar y descompone sus cuerpos, saliendo a la superficie para conseguir ‘nuevos reclutas’ que añadir a las filas del Déspota en un Impío y brutal ritual. Nadie sabe que o quien anima a estas pérfidas muñecas de carne ni cual es su propósito, pero lo que es seguro que no es nada bueno.


Kelzaral, el Diabólico


La Alianza Ophidea
Los manuscritos de los tiempos remotos cuentan la historia de dos civilizaciones, la Utopía de la Esfinge y la Alianza Ophidea, que habrían podido conquistar Aarklash en su totalidad si mutuamente no se hubiesen destruido.
Los Antiguos reptiles de la Alianza Ophidea podrían haber vencido y haber cubierto Aarklash de la Primera Oscuridad, sin embargo, una terrible enfermedad de origen desconocido, comenzó a mermar sus filas, obligándoles a refugiarse en las entrañas de los altos lugares mágicos de Aarklash. Allí transformaron redes de cuevas y galerías en impenetrables santuarios. Estas guaridas aun hoy son guardadas por los mas poderosos tiradores de su ejército, las enigmáticas Serpentinas.
Solo los jueces de la Alianza Ophidea, los inquietantes Sydions, se aventuran en ocasiones a la superficie a cara descubierta, siempre escoltados por sus esclavos y criaturas alteradas mágicamente para cumplir su voluntad.


Vortiran Ophideo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Ejércitos: Los Meandros de las Tinieblas
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Ejércitos en la Edad Media (Por expreso deseo de S.M.I xD)
» El corazón de las tinieblas
» ETAPA 1: VILLA RODRIO Y SUBURBIOS (Tinieblas)
» Etapa 1 (Tinieblas): En busca de la entrada.
» Cuarta etapa (Tinieblas): pilar del Océano Antártico

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Confrontation: Dogs of War :: Biblioteca de Alahan :: Bases y reglamentación-
Cambiar a: